LA RUEDA: Comunicación Popular
Visitas:
contador de visitas
El tiempo - Tutiempo.net
December 10, 2023, 8:32:33

POLITICA

16 - Jun -2022 - 10:35

BOMBARDEO DEL 55, MATEN A PERÓN. Hoy se llevará adelante un acto y colocarán 3 baldosas en homenaje a las víctimas.

BOMBARDEO DEL 55, MATEN A PERÓN. Hoy se llevará adelante un acto y colocarán 3 baldosas en homenaje a las víctimas.

María Vázquez Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com

Facebook Twiter

Hoy 16 de junio se cumple un nuevo aniversario del brutal bombardeo del 55 a Plaza de Mayo, se llevará adelante un homenaje en memoria de las más de 300 personas asesinadas y miles de heridos en el intento de derrocar y matar al presidente Juan Domingo Perón. A 67 años del ataque perpetrado por aviones de la Marina y Fuerza Aérea, la mesa "No nos han vencido" integrada por ATE Capital, el sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento seccional Río de la Plata, legisladores/as porteños del Frente de Todos y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora-- realizará el homenaje frente al edificio del ministerio de Economía, donde "todavía están las marcas de las bombas" y se colocarán 3 baldosas. El secretario general del Sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento Seccional Río de la Plata, Martín Tomassini, informó que, a partir de las 12, se realizarán diversas actividades, y a las 12.40, que "es el horario en que cae la primera bomba, sonará una sirena fuerte y habrá una intervención", según precisó. Tomassini explicó que también se descubrirán tres plaquetas y luego sobre un escenario se desarrollará la actuación de artistas. El cierre está previsto para las 14.30 y estará a cargo de Juan Carlos Schmid, secretario general del sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento; Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital; Alejandro Amor, legislador porteño del FDT y Taty Almeida, referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Tomassini convocó a todos los que quieran participar de esta actividad para "seguir trabajando y poniendo en visibilidad estas fechas que probablemente queden un poquito alejadas de la memoria colectiva y que tenemos que rescatar". "La primera bomba cayó en la boca del subte, frente al Ministerio de Economía, a las 12.40 y cayó retrasada porque ese día había una gran neblina sobre Buenos Aires y el bombardeo estaba proyectado para hacerse a las 6 o 7 de la mañana, por eso se explica la gran cantidad de muertos que hubo: bombardean una ciudad abierta a la hora en la que la gente se está movilizando hacia sus trabajos o hacia su almuerzo. Como pasa hoy en día", dijo Liliana Bacalja, hija de una de las pocas víctimas de las que se sabía algo más que un nombre. Su padre José Mariano murió bajo esa bomba, a la salida del subte. Era agente de policía, chofer de un comisario de la Federal e iba a hacerse cargo de una guardia. Normalmente hacía sus guardias en el Departamento Central, pero ese día cambió la rutina. Oficiales de alto rango de las tres fuerzas tramaba, desde hacía tiempo, una conspiración para derrocar a Perón. Luego del abierto enfrentamiento con la Iglesia (el 13 de junio Perón echó del país a dos obispos, Tato y Novoa), la situación parecía propicia. Contaban además con el apoyo de varios políticos y comando civiles. Uno de los cabecillas del levantamiento era el contraalmirante Samuel Toranzo Calderón, quien fue advertido de que los servicios de inteligencia contaban con información sobre el levantamiento. Eso apuró los hechos y el día clave pasó a ser el 16 de junio, había que matar a Perón. El bombardeo debía realizarse a media mañana, aprovechando que los jueves a las 10.30 el presidente se reunía con su gabinete. Una vez iniciado el bombardeo, un escuadrón de la infantería de Marina debía atacar por tierra la Casa Rosada. Esa unidad estaba a cargo del capitán Juan Carlos Argerich. A su vez la flota de mar debía zarpar desde Puerto Belgrano. Los comandos civiles, entre cuyos líderes estaban Luis María de Pablo Pardo, Mario Amadeo y Miguel Ángel Zabala Ortiz, darían apoyo en los alrededores de Plaza de Mayo. Los comandos civiles habían cumplido con un papel esencial en la preparación del ataque sirviendo como enlaces entre los distintos oficiales de las fuerzas armadas rebeldes. El punto clave era la movilización de las fuerzas del ejército. De eso se encargarían dos generales: Justo Bengoa y Pedro Eugenio Aramburu. Una vez producido el primer bombardeo los líderes rebeldes descontaban que se le unirían la mayoría de las guarniciones del país y que Perón ya estaría asesinado. Eran las seis de la mañana de ese 16 de junio, cuando los rebeldes tomaron la base de Punta Indio. Desde allí partieron los primeros aviones. Pero apenas despegaron, debieron regresar a la base por causa de la niebla para volver a despegar en horas del medio día. Perón y su ministro de Guerra, Franklin Lucero, ya sabían de la sublevación. El presidente recibió temprano en su despacho de la Casa Rosada, al embajador estadounidense Albert Nuffer. Dato no menor, la embajada norteamericana brindando datos a las cabezas del ataque. Eran las 12.40 y las calles en las inmediaciones de Plaza de Mayo se encontraban pobladas de ciudadanos y ciudadanas. Miraban hacia el cielo, esperaban ver el desfile aéreo que se había programado como desagravio por la supuesta quema de la bandera. Fue el fatal instante en el que aparecieron en el horizonte los aviones Beechcraft y North American. Pero no desfilaron. Bombardearon. Descargaron su odio mortífero contra la Casa de Gobierno y contra la población. El infierno se hizo presente y lanzó una lluvia de bombas, mientras que en los alrededores de la Casa Rosada, se daba un encarnizado combate entre las tropas de Argerich y los Granaderos que protegían al Presidente. Al llegar camiones con refuerzos, los sublevados no dudaron en disparar contra los conscriptos que manejaban los camiones que traían refuerzos para que las tropas no llegaran a destino. Muchos perdieron la vida. Hugo Di Pietro, secretario general de la CGT, convocó por radio a los trabajadores a defender el gobierno y los citó en la Plaza de Mayo. Los asesinos habían tomado Radio Mitre y emitido una proclama: "Argentinos, argentinos, escuchad este anuncio del cielo volcado por fin sobre la tierra argentina. El tirano ha muerto. Nuestra patria, desde hoy, es libre. Dios sea loado". El deseo de asesinar a Perón se hacía carne en cada uno de los caídos. Horas más tarde, una segunda oleada de bombardeos era llevada adelante con los Gloster Meteor. Ahora los objetivos eran las bocas de subte y las avenidas aledañas. Olivieri dio otra orden criminal: "Bombardeen Casa de Gobierno, la CGT y Radio del Estado". Cuerpos deshechos cuelgan de las ventanas, yacen sobre el pavimento, en el interior de colectivos, de autos, en yacen en el dolor más centrado de la patria, en toda la Plaza de Mayo. La pólvora se hizo carne y el espanto gritos. A las 15.22, desde una ventana del Ministerio de Marina se muestra una bandera blanca. Los rebeldes reconocían su derrota. Los leales dejan de disparar pero, tan solo cinco minutos después, una nueva tanda de aviones azota la Plaza. No les habían comunicado la rendición. Arremetieron contra una multitud. Olivieri, tiempo después, declaró: "Por supuesto que no ordené parar el fuego. Mi sentimiento fue darles con todo. Yo no iba a dejar que tomaran el Ministerio". No fue un hecho aislado, la historia lo demuestra. El odio no alcanzó a Perón para "cargarse" su vida, pero sí para anclarlo en el exilio; odio antiperonista que aún perdura.


BOMBARDEO DEL 55, MATEN A PERÓN. Hoy se llevará adelante un acto y colocarán 3 baldosas en homenaje a las víctimas.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
CORREO ELECTRONICO
Teléfono: 02323 - 427962
Luján - Provincia de Bs. As.
copyright 2016

Construido por
Lorna
Copyright2020

"La RUEDA se reserva el derecho
de anular los comentarios
que incluyan contenido ofensivo o
sin verdadera identidad del usuario.
Este sitio no se responsabiliza
de los dichos vertidos por los entrevistados-as."